Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
shutterstock_1446374171(FILEminimizer)

Las empresas españolas se adaptan al teletrabajo

La realidad empresarial en la que nos movemos ha cambiado. En realidad, las empresas suelen vivir en entornos cambiantes y que pueden pasar de ser idóneos a ser muy difíciles, o viceversa. Y todas las entidades deben tener la capacidad de obtener réditos de esos cambios y adaptarse con rapidez a ellos. La verdad es que es una tarea fácil de describir pero nada fácil de llevar a cabo. Pero no por ello debemos desistir a la hora de llevarla a cabo. Los cambios ocasionados en los dos últimos años han puesto de manifiesto precisamente lo que os estamos transmitiendo.

El cambio más importante de los dos últimos años es el que tiene que ver con el teletrabajo, como suponemos que os estaríais imaginando. Se trata de un cambio relevante y para el que, desde luego, ha sido necesaria mucha preparación. No cabe la menor duda de que el cambio en el entorno físico en el que se realiza una actividad supone un cambio a la hora de organizar y de enfrentarnos a nuestra jornada laboral. Como todo el mundo, un empleado o empleada en esa tesitura necesita adaptarse a esa nueva realidad después de haber trabajado desde hacía años de manera presencial en la oficina.

Una noticia publicada en la página web de EP Data informaba de que había 4.400.000 personas en España que tenían la opción de teletrabajar antes de que el coronavirus hiciera acto de presencia en nuestro país en el mes de marzo de 2020. Solo suponía poco más del 22% de las personas ocupadas en España, así que imaginaos la cantidad de empresas que se han tenido que adaptar a la nueva realidad que les ha rodeado para continuar realizando su actividad de una manera más o menos habitual. Es lo que nos ha tocado.

En otra información, en este caso publicada por El Periódico, se aseguraba que el teletrabajo tenía por delante cuatro retos, que son los que os detallamos a continuación:

  • El primero hace referencia a asociarlo a la flexibilidad horaria, cosa que no es demasiado complicada porque, en resumidas cuentas, el trabajador o trabajadora no tiene que desplazarse.
  • La desconexión digital es el segundo reto: como es lógico, tener todos los instrumentos de trabajo en casa hace que haya gente que ‘abuse’ del tiempo de ocio del trabajador. Eso no puede ser.
  • Propiciar los instrumentos adecuados. Es importante la inversión en tecnología, pero en tecnología que se pueda usar fuera de la oficina.
  • Es importante, en última instancia, que el trabajador tenga información suficiente para establecer una prevención de riesgos laborales.

El cambio en el modelo de trabajo que ejemplifica el teletrabajo ha obligado a las empresas a revisar sus estrategias de cara a la producción de sus bienes o al desarrollo de sus servicios. Son tiempos de muchos cambios y lo cierto es que lo mejor es saber adaptarse cuanto antes a esos cambios para que la productividad no se vea afectada. Muchas entidades, a fin de sacar el máximo partido posible del teletrabajo, están apostando por recurrir a consultorías estratégicas. Eso es lo que nos han transmitido en una charla reciente desde Action Project.

Las empresas españolas en transición

Hay muchos países que, incluso antes de la pandemia, ya estaban preparados para el teletrabajo. Estados Unidos, Japón o Alemania, países que tradicionalmente han apostado mucho por la tecnología, así lo han hecho y, como consecuencia, sus empresas han notado mucho menos la diferencia ocasionada por la pandemia. Y claro, la productividad de sus empresas se ha visto intacta, a diferencia de la de quien ha tenido que adaptarse de un día para otro.

Las empresas españolas estaban más cerca de este último caso, las que se tuvieron que adaptar deprisa y corriendo, que del primero. Por suerte, han pasado ya dos años desde la llegada de la pandemia a este país y muchas entidades ya se han adaptado a esta manera de trabajar. Esto está haciendo posible que hayamos encontrado una manera de mantener la competitividad en el mercado de las empresas españolas. Y esa es una noticia excelente y que no debemos dejar de celebrar.

Podemos decir que empezamos a estar verdaderamente preparados para trabajar desde casa. Es cierto que queda terminar esta transición para ser un país completamente tecnologizado, que es lo que requiere la sociedad moderna en la que nos encontramos. La gente está más preparada que nunca para afrontar todo lo que tenga que ver con los nuevos sistemas de información, comunicación y trabajo online y eso es lo que nos indica que es el momento ideal para que las empresas proporcionen las herramientas necesarias para ello. Seguro que, de aquí a dentro de algún tiempo, pasamos a forma parte de esos países que constituyen una referencia mundial en materia de teletrabajo.

Compartir esta publicacion