Quiero viajar con mi mascota, ¿cómo lo hago?

Quiero viajar con mi mascota, ¿cómo lo hago?

Hoy en día muchas personas tenemos mascotas y sentimos que realmente son parte de nuestra familia, van allá donde vamos nosotros y nos gusta que nos acompañen a todas partes. Por eso, cuando llega el momento de planificar nuestras vacaciones, si tenemos que desplazarnos en avión, por el bienestar del animal es necesario que planifiquemos con antelación los desplazamientos y que conozcamos la normativa a la que están sujetas las compañías aéreas y los países de destino. El objetivo es que el viaje sea lo menos traumático para todos, mascotas y dueños.

Las condiciones del vuelo las pone cada aerolínea

Viajar en avión con mascotas ha sido uno de los puntos más polémicos de los últimos tiempos en materia de protección animal. Las condiciones en que se realizaban estos desplazamientos, por suerte, han mejorado, y es por ello que las desgraciadas muertes de animales durante el trayecto han disminuido considerablemente. Debido a estas mejoras, muchas compañías siguen prestando este servicio, aunque al tratarse de compañías privadas, se reservan el derecho de admisión. De ahí que, en la práctica, cada una de ellas ponga las reglas que considere necesarias.

En general, los animales que suelen viajar con nosotros son en su mayoría perros y gatos. Lo que nos exigen a nivel legal es que el animal se puede identificar mediante el microchip y su pasaporte especial. El animal viajará en un cubículo cerrado, que también nos exige unas especificaciones particulares, así como la entrada a algunos países de la UE, que tienen sus propias normas a la hora de dejar entrar animales. Todas estas condiciones generales que debemos conocer, he podido consultarlas en Star-cargo, que dedicándose al trasporte de mascotas está al día en lo relativo a todo lo necesario para que nuestras mascotas y nosotros viajemos seguros.

En resumen, éstas serían las claves para poder viajar con nuestras mascotas, y hacerlo en avión, sin sobresaltos ni contratiempos:

  • Conocer la aerolínea: muchas personas no saben que hay aerolíneas que permiten viajar junto con nuestra mascota en cabina, en vez de tener que facturarla en la bodega. Como ya hemos dicho, cada una especifica los requisitos que se deben cumplir para que esto sea posible. Normalmente se suele hacer una distinción entre lo que se considera mascotas y animales de asistencia. Se considera mascotas cualquier animal dentro de la lista de animales permitidos a bordo que se pueda llevar en un transportín homologado, por otro lado, se considera perro de asistencia a aquél que haya sido individualmente entrenado para ayudar a personas con alguna necesidad especial. Para volar con él es necesario que disponga de un certificado físico oficial que acredite su adiestramiento como perro de asistencia o guía.

Las exigencias para volar de las diferentes compañías son las siguientes:

– Iberia: admite mascotas en cabina previa autorización de la central de reservas. El peso de la mascota más el trasportín, que debe ser consistente, ventilado, con fondo impermeable y seguro, y en el que debe permanecer durante todo el trayecto no debe superar los 8 kilos de peso, y debe tener unas medidas máximas de 45x35x25 cm. (medidas que no excedan 105 cm. al sumarlas). Se admiten dos animales en un mismo recipiente, siempre que sus dimensiones sean pequeñas.  Los trasportines deben situarse donde no molesten a otros pasajeros.

Las jaulas para pájaros siempre deben ir tapadas y con recipientes que no derramen alimentos o bebida.

– Ryanair: no admite el transporte de mascotas, a excepción de perros guía bajo consulta vía telemática. Si quieres viajar junto a tu mascota olvídate de hacerlo con esta aerolínea tan famosa por sus vuelos low cost.

– Vueling: aunque se trata de otra compañía low cost, sí que es Petfriendly y admite el trasporte de estos tipos de mascotas: perros, gatos, aves (que no sean de rapiña), peces y tortugas. Solo admite dos mascotas por viaje y los requisitos son que viajen en trasportín homologado no rígido, de 45x39x21cm. El peso total del trasportín y la mascota no debe superar los 8 kilos, y debe ir situado siempre en el suelo, bajo el asiento o entre las piernas. Este servicio no está disponible para vuelos con origen o destino a Reino Unido o Irlanda.

– Air-Europa: admite en cabina perros, gatos, aves (que no sean de rapiña), peces, tortugas de acuario, roedores de pequeño tamaño como hamsters, cobayas y pequeños conejos que deben viajar en un contenedor de 55x35x25cm., que debe ser homologado o permitir el cierre total, contar con ventilación suficiente y ser seguro o no se le permitirá el acceso. Se ubicará en el suelo bajo el asiento delantero. El peso máximo está limitado a 6-8 kilos entre mascota y trasportín. Si las mascotas son de la misma especie y de tamaño reducido admite hasta un máximo de tres en cada contenedor. Entre sus especificaciones destaca que los animales no deberán tener olores desagradables que puedan resultar molestos al resto del pasaje.

  • Documentación: lo cierto, es que vueles donde vueles tu mascota va a necesitar tener su pasaporte expedido por su veterinario, que se suele dar al ponerle el chip al animal (perros o gatos). En este pasaporte queda reflejado el historial de vacunas y desparasitación del animal.

Cada país puede exigir la documentación que le parezca oportuna para permitir la entrada de animales en su territorio, así como una desparasitación específica o que la vacunación esté dentro del período que ellos consideren, por eso lo mejor que puedes hacer es coger cita en su embajada e informarte de todo allí, si es posible, incluso con meses de antelación.

  • Trasportín: como ya hemos visto en las normas de las diferentes compañías no todos los contenedores son admitidos. Lo ideal es encontrar un trasportín que, cumpliendo con la normativa, le sea lo más cómodo posible a tu mascota.

Con las limitaciones de peso que la mayoría pone para viajar en cabina, el tamaño y la raza del perro es un problema a la hora de volar, ya que muchos de ellos deberán hacerlo en la bodega.

  • Extras: antes de viajar con tu mascota en avión no conviene atiborrarla a comida ni bebida, porque no podrás salir a hacer sus necesidades. De ahí, que la mayoría de las aerolíneas recomienden un ayuno de mínimo dos horas para viajar.

No es aconsejable darle sedantes, sobre todo si van a viajar en la bodega, ya que este tipo de medicación baja la presión sanguínea, que ya bajará de por sí, con la altitud del vuelo y ambas bajadas de presión podrían ocasionarle un paro cardíaco al animal.

Es una leyenda urbana que las mascotas viajen como las maletas en las bodegas, ya que lo hacen en bodegas presurizadas y acondicionadas, igual que los pasajeros. Aún así, aunque los documentos exigen que el viaje se realice con una temperatura entre 15 y 25 grados centígrados, llevar con ellos una mantita puede hacerles más agradables los cambios de temperatura.  

Para viajar con tu mascota es imprescindible elegir un buen destino. Hay zonas en las que están muy acostumbrados a que el perro sea uno más y pueda incluso entrar en locales de restauración, algo que todavía es impensable en nuestro país. En viajes largos es imprescindible aprovechar las escalas para buscar zonas donde poder sacar a nuestras mascotas, algún patio pequeño o alguna zona verde dentro de la terminal sería perfecto, sobre todo para los perros.

Planificar tus vacaciones, si quieres viajar con tu mascota, al principio puede resultar complicado. Hay diferencias entre viajar con perro o gato: las compañías tienen normas distintas y sus necesidades también lo son. Los gatos se estresan más, ya que son más territoriales y pueden que no disfruten ni si quiera ya en el destino. Los perros confían más en sus dueños, podríamos decir que van con ellos al fin del mundo. Por ello, organizar estos viajes puede llevarte más tiempo, que puedes ver compensado con la experiencia que puede llegar a ser viajar todos juntos.

Deja un comentario