Por qué es importante la medicina del trabajo para las organizaciones

Por qué es importante la medicina del trabajo para las organizaciones

Si eres parte del departamento de Recursos Humanos de una empresa, has de saber que uno de los principales aspectos que deberás cuidar para el buen funcionamiento y rendimiento de tu equipo es la salud laboral. No solo se trata de contar con seguros y planes de emergencia en casos de accidentes laborales o siniestros para resguardar la integridad de tu personal y tus instalaciones, sino también de promover la conciencia de seguridad laboral entre cada miembro de la organización, practicar la prevención de accidentes y estar preparado para responder a cualquier incidencia durante la jornada laboral.

Nuestros amigos de Sermecon, especialistas en seguridad y bienestar laboral, nos hablan sobre el tema y su importancia para toda organización.   

¿Qué es la medicina del trabajo?

Comencemos por definir este concepto básico; la medicina del trabajo es la especialidad médica que se dedica al estudio de las enfermedades y accidentes que pueden producirse por causa o consecuencia de la actividad laboral, así como las medidas de prevención que deben ser adoptadas para evitarlas o aminorar sus consecuencias.

Su campo de acción es en el interior de la empresa, e incluye a todos los trabajadores por medio de ejercicios ocupacionales, exámenes de ingreso, exámenes de control y convenios con otras entidades externas para que lleven un control de los procesos que puedan presentar algún peligro que afecte la salud de los trabajadores, y así buscar diferentes métodos para mantener un buen índice sobre la salud de todos los miembros de una empresas. Además de trabajar coordinadamente con el área de Seguridad Industrial.

¿Qué es la vigilancia de la salud laboral?

Otro concepto importante es la vigilancia de la salud laboral. A esta podríamos definirla como «la observación continuada de fenómenos relacionados con la salud a través de la recogida sistemática, consolidación y evaluación de datos, junto a la difusión regular y rápida a todos los que necesitan conocerlos».

Así, esta consiste en la detección precoz de daños de la salud de los trabajadores que sean ocasionados por la exposición a los riesgos laborales de su actividad, así como la detección de daños de la salud que no sean de origen laboral, pero que puedan convertir al trabajador en especialmente sensible a esos riesgos laborales. Todo esto con el objetivo de evitar estos daños actuando sobre los factores de riesgo, para logar un ambiente de trabajo seguro y establecer medidas preventivas adicionales para aquellos trabajadores en su estado de salud puede empeorar por exposición a los riesgos.

Esta práctica de vigilancia es una de las principales herramientas preventivas de la medicina del trabajo para poder garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y aumentar la promoción de la salud.

¿Por qué es importante la medicina del trabajo?

Su objetivo principal es el de velar por el bienestar, la salud y las condiciones de trabajo de cada individuo en una organización. Su presencia dentro de las empresas es de vital importancia ya que además de procurar el más alto bienestar físico, mental y social de los empleados, también establece y mantiene un medio ambiente de trabajo seguro y sano.

Otro de sus beneficios es que el clima laboral se vuelve más positivo ya que al momento en el que los empleados ven que la organización se preocupa por su bienestar y salud física y mental, los hace sentir importante para la organización en la que trabajan y por lo tanto, se vuelven más alegres y productivos durante su jornada.

Muchas empresas no tienen conocimiento de que sus empleados se encuentran expuestos a variedad de riesgos sin importar la labor que desempeñen. Por lo mismo, cuando alguno de estos riesgos se materializa y afectan de una u otra forma al empleado, sus consecuencias se hacen extensivas ya que la empresa no está preparada de ninguna manera para afrontarlos. De esta forma, la empresa podría caer conflictos judiciales externos por parte de los empleados que hayan sido afectados, y por ende esto tendrá una incidencia negativa en su productividad.

Por el contrario, cuando una empresa desarrolla un programa para la salud de sus empleados, está trabajando por beneficios como la mejora de la calidad del clima laboral, la mayor satisfacción del personal y su productividad, así como en la calidad en productos y servicios. Así mismo, se generan ciertos efectos paralelos como la detección de riesgos psicosociales o errores nuevos que esté presentando la organización, a los que se le pueden generar soluciones de forma efectiva y oportuna.

Además, solucionar los problemas de riesgo por medio de la implementación de este tipo de programas ayuda de forma efectiva a promover la evolución que expandirá el éxito interno, a ser un ejemplo de empresa ideal a otras empresas e instituciones, y en un futuro a contribuir al desarrollo de las organizaciones del país.

De hecho, la implementación de dichos programas incluso es una tarea urgente en vista de lo que demuestran las cifras elevadas por la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre las muertes relacionadas con el trabajo; y es que alrededor de 2 millones de personas en el mundo mueren anualmente por riesgos presentados en sus respectivas organizaciones.

Finalmente, la medicina del trabajo, más allá de ser una medida para la protección de los trabajadores, es también un requisito a cumplir por ley, ya que la OIT tiene normas y decretos que llaman a las empresas obligatoriamente a implementar un programa de salud.

¿Cuáles son las obligaciones empresariales en materia de vigilancia de la salud?

Por su parte, el empresario debe garantizar a los trabajadores un servicio la vigilancia de salud periódica en función de los riesgos inherentes a su trabajo.

Sin embargo, según el Art. 22 de la LPRL:

“La vigilancia de la salud sólo podrá llevarse a cabo cuando el trabajador preste su consentimiento. De este carácter voluntario sólo se exceptuarán, previo informe de los representantes de los trabajadores, en los siguientes supuestos:

  • En los que la realización de los reconocimientos sea imprescindible para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores.
  • Para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para el mismo, para los demás trabajadores o para otras personas.
  • Cuando así esté establecido en una disposición legal en relación con la protección de riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad.”

Aquí, el empresario es el encargado de tomar la decisión sobre a qué puestos de trabajo afecta la obligatoriedad de los reconocimientos médicos. Dicha decisión empresarial debe ser tomada con el asesoramiento del servicio de prevención de riesgos laborales de los trabajadores, que pueden emitir un informe. Mientras que los trabajadores afectados por la obligatoriedad de someterse a estos reconocimientos médicos deberán ser informados de ello, de los motivos de la obligatoriedad y de las repercusiones que puede suponer su negativa a participar en ellos.

Así mismo, el Art. 243 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social 8/2015 de 30 octubre (LGSS), obliga al empresario a realizar reconocimientos previos y periódicos a los trabajadores que ocupen un puesto de trabajo en el que exista un riesgo de enfermedad profesional y a los trabajadores a someterse a ellos, de forma que pueda determinar posibles riesgos y soluciones para la protección de la salud.

Deja una respuesta