El aumento de la demanda de walkie talkies deja claro que sigue siendo eficaz

El aumento de la demanda de walkie talkies deja claro que sigue siendo eficaz

Estamos en un momento en el que lo evidente es que intentemos por todos los medios mejorar la productividad teniendo en cuenta que ha cambiado la manera de trabajar. Ahora, hemos pasado de trabajar en un espacio conjunto a hacerlo de manera individual, en nuestro domicilio, pero ojo, que eso no quiere decir que no trabajemos ya en equipo. Para nada. Lo que es habitual es que permanezcamos en contacto con el resto de nuestros compañeros de una manera permanente para solventar todas las dudas, problemas y organizaciones que se deriven de nuestra jornada de trabajo habitual.

Para ello, se han inventado un montón de aplicaciones, sobre todo ahora que contamos con el apoyo de la nueva tecnología. Pero cuidado, porque muchas de ellas implican la pérdida de bastante tiempo cada día. No todas las aplicaciones que hacen posibles las reuniones virtuales son eficientes y las empresas se han empezado a dar cuenta de ello. Es por eso por lo que, en efecto, la tendencia es tratar de gestionar el trabajo de otra manera. ¿Y sabéis cuál es uno de los modos más fáciles de hacerlo y de conseguir una mejora en este sentido? No os lo vais a creer. Estamos hablando del walkie talkie.

Una noticia publicada en la página web del diario El País informaba de que la reinvención del walkie talkie, sobre todo en lo que respecta a las notas de audio de WhatsApp, estaba ganando la partida a aplicaciones como Teams. Sin embargo, hay una cosa que debéis saber: estar conectados a WhatsApp durante nuestra jornada laboral hace que nos distraigamos, y eso lo sabemos todos y todas. Es por eso por lo que cada vez hay más gente que se decanta por una apuesta por el walkie talkie, que limita al máximo las distracciones.

En una información publicada por la página web de La Vanguardia, se hacía referencia a que, en el interior de nuestras fronteras, había un total de un millón y medio de walkie talkies, lo que deja claro que este no es un aparato que esté pasado de moda ni mucho menos. Lo que está claro es que sigue siendo una herramienta útil para muchas personas en la actualidad y que tiene una gran incidencia en la eficiente jornada de miles y miles de trabajadores y trabajadoras españolas. Desde luego, estamos hablando de uno de los asuntos que nos permite estar siendo cada día más competitivos.

En los últimos tiempos, está creciendo las empresas que, a causa de tener a sus empleados trabajando de manera telemática desde casa, han decidido aumentar su inversión en lo que respecta a los walkie talkies, una herramienta que es de una tremenda utilidad en los momentos en los que nos encontramos y que promueve la eficiencia entre los trabajadores. Los profesionales de Milwalkies así nos lo han comentado, indicándonos al mismo tiempo que la mayoría de los pedidos que reciben llegar a través de Internet y las diferentes plataformas en las que se habilita el comercio electrónico.

Lo que es evidente es que todo lo que sirva para promover la eficiencia entre las empresas es ideal. Y los walkie talkies han demostrado de una manera sobrada que sirven para eso. Este elemento ha demostrado que le puede ganar la partida a las nuevas aplicaciones tecnológicas que, aunque bien es cierto que han mejorado la comunicación entre las personas, no han conseguido hacer más eficientes las conversaciones entre personas de un mismo departamento o de diferentes departamentos. El walkie talkie sí lo ha hecho y la verdad es que esa es la razón por la que las empresas le deben tanto.

Competitivos hasta la médula

Tener ese gen competitivo es algo que se valora y mucho en todo lo que tiene que ver con el mundo empresarial en los tiempos que corren. La competencia nunca fue tan feroz en todos los sectores de actividad y por eso cada avance que introduzcamos en nuestra empresa y que tenga el objetivo de potenciar la eficiencia del trabajador es elemental. España siempre se ha mostrado rezagada en este aspecto con respecto a otros de los países de su entorno, como es el caso de Francia. Y eso tiene que empezar a cambiar.

La que os hemos comentado en estas líneas es una de las mejores maneras de conseguirlo, no cabe duda. El walkie talkie, al contrario de lo que algunos creen todavía, sigue siendo muy útil y, de hecho, está viviendo una especie de segunda juventud que está completamente justificada si tenemos en cuenta la capacidad que tiene para hacer que los trabajadores permanezcan conectados entre sí sin que existan las típicas distracciones del WhatsApp o de otras aplicaciones novedosas y digitales. El walkie talkie sigue aquí… y lo seguirá estando.

Deja una respuesta